lunes, 21 de diciembre de 2015

Pregón de navidad, 2002

Este pregón lo pronuncié en Begonte, un pueblito próximo a Lugo. Era el año 2002, el del Prestige, de ahí vienen algunas alusiones a lo "negro" de Galicia en aquel tiempo. Aunque ya han pasado años, considero que es una de las cosas bonitas que he hecho y le tengo un especial cariño.
Desde entonces, no ha cambiado el concepto que tengo de la Navidad. Lo traigo aquí para desear felicidad en estos días a mis amigos.



BELÉN ELECTRÓNICO DE BEGONTE . PREGÓN DE INAUGURACIÓN

Un pregón es un discurso elogioso en que se anuncia al público la celebración de una festividad y se invita a participar en ella.
Me corresponde pronunciar el de Navidad con motivo de la inauguración del Belén de Begonte. Para mí constituye una gran responsabilidad, pues sé bien que hay muchas personas que lo harían mucho mejor que yo. También, porqué no decirlo, es una gran ilusión y un honor que no creo merecer.
Pronunciaré el pregón de una Navidad que para muchos paisanos nuestros, en especial los de la Galicia costera, viene sembrada de profunda tristeza y preocupación debido a desastres que todos tenemos presentes. Me dispongo a pronunciarlo comentando qué es para mí la Navidad, lejos del loco consumismo al que nos quieren llevar y de esos aspectos sensibleros a los que quieren reducirla. Para mí, la Navidad es otra cosa y es lo que deseo presentar ahora ante todos ustedes.
Pero, como siempre me gusta hacer, comentando la celebración desde su inicio, aunque éste se pierda en la noche de los tiempos…

+ + +
Durante el año se suceden diversas festividades que nos marcan el paso del tiempo. Los historiadores de las religiones nos dicen que tales celebraciones vienen de lejos, de muy lejos, de cuando fundamentalmente el hombre era agricultor y que le relacionaban con la divinidad. Más tarde, el cristianismo asumió dichos hitos y les dio nueva dimensión, pero en el subconsciente colectivo esas fiestas siguieron teniendo unos significados que iban más allá de los propios de la religión cristiana.
Hablo de fiestas que bien podemos relacionar con el ciclo del sol y su influencia en la agricultura. Así, en el comienzo de cada primavera, cuando los días ya son más largos que las noches, celebramos la Pascua, la plenitud de la promesa divina y la Resurrección de Aquel que se definió como la Luz.

Más tarde, y cuando las cosechas ya son algo más que promesa, celebramos el Corpus Christi, la fiesta del pan y del vino convertidos en Cuerpo y Sangre de Cristo, del alimento corporal transformado en espiritual. Luego, cuando llegamos a la plenitud de los días y entramos en el verano, celebramos el triunfo de la luz, del sol que está en su esplendor y de la vida que revienta por todas partes. En esos días el triunfo del sol se recuerda mediante las hogueras de San Juan. Las cosechas están granadas, la comida del invierno asegurada y la alegría de vivir desborda en todos.
Conforme avance el verano, los días comenzarán a acortarse a la vez que las noches se irán alargando. Parece como si las tinieblas venciesen a la luz. En noviembre llegarán los días de recordar la santa compaña, fantasmas, aparecidos, brujas, difuntos y demás hasta que, al comenzar el invierno, el sol, la luz, que hasta entonces pareció ir a menos, volverá a renacer haciendo que los días comiencen de nuevo a alargarse.
Antes de nuestra era, en este tiempo del renacer de la vida se celebraba el nacimiento de Mitra, el dios de la luz. Fue una celebración muy arraigada en el imperio romano. Cuando, en el siglo IV, la Iglesia Cristianaquiso celebrar el nacimiento de Jesús lo hizo coincidir en la misma época, tiendo en cuenta, además, que en el evangelio de San Juan muchas veces se le equipara con la Luzy Él mismo, en más de una ocasión, también lo hace. Celebramos, en el sentido más amplio, el nacimiento de la luz. Pero también el anuncio del triunfo de la luz sobre las tinieblas que, hasta entonces, estuvieron presentes de modo amenazante en el horizonte espiritual humano.
Es la vida que hierve lo que celebramos. Es la seguridad del bien y su promesa. La luz de nuevo venciendo a las tinieblas, al mal como símbolo de Dios venciendo al demonio. Ésta es la razón de que sea entonces cuando conmemoramos el nacimiento de Jesús como principio de la redención y del cumplimiento de la promesa divina.
Fiesta de la vida. Es eso lo que nos reúne aprovechando el nacimiento del Señor. Fiesta de la vida, de la luz, de la promesa, del futuro. La promesa se hizo realidad, el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros. Las promesas no eran vanas, la esperanza va a ser premiada. La luz iba a menos pero a partir de ahora renace. A Jesús se le pondrá de nombre Enmanuel, Dios con nosotros.

+ + +
Indudablemente es ésta la alegría que impregna de modo subconsciente las celebraciones que tenemos en puertas. Cristo nace y comienza el final de un largo período durante el cual el hombre ha ido como peregrinando por un mundo obscuro (Jesús es la Luz que ha llegado), guiado por símbolos y mensajes traídos de modo más o menos encubierto por los profetas. Isaac representó a Jesús, a Abrahán se le dijo que su descendencia sería más numerosa que las estrellas, Daniel predijo el momento en que llegaría el Mesías, el maná cayó del cielo como alimento corporal representando el futuro alimento espiritual de peregrinos atravesando el desierto. Pero todo eso termina con este nacimiento y con él comienza la plenitud de los tiempos. Eso es motivo suficiente para llenar de alegría los ánimos de los hombres de buena voluntad, esos hombres a quienes, en esa noche, los ángeles felicitarán la primera Navidad de la historia. Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad.
Pero junto a la celebración puramente religiosa, mezclándose con su misma naturaleza, siempre ha permanecido latente la otra, la que basada en una religiosidad inherente al ser humano, viene hasta nosotros desde los tiempos oscuros en que nuestra civilización balbuceaba sus primeras expresiones. Las celebraciones propias del nacimiento de la Luz se han mezclado de tal modo con las cristianas, que hoy sería difícil discernir cuáles son de un tipo y cuáles de otro. Sabemos que en civilizaciones remotas estas celebraciones consistieron fundamentalmente en reuniones familiares, en concreto alrededor de la mesa, donde comidas ricas en energía ayudaban a luchar contra los fíos imperantes. La gente se intercambiaba regalos y la vida misma era celebraba. En este sentido, niños y ancianos eran los seres mimados de los festejos familiares: unos por tener la vida por delante y otros por casi haber completado ese mismo ciclo. En algunos lugares del norte de Europa se veneraba a los abetos y se les adornaba, como los seres vivos más longevos conocidos. Más tarde, en algún momento de la historia, se hizo coincidir con este tiempo el inicio del año.

+ + +
Ya tenemos definidas las pautas de nuestra fiesta y de sus momentos claves. Nace el Hijo de María, y en él celebramos a todos los niños. Comienza la época en que las promesas se harán realidad, y con motivo de esa visión de futuro, celebramos la continuidad de la vida. Navidad, fiesta del nacimiento de Cristo y fiesta de la vida celebrada en el entorno más íntimo, en el familiar. Fiesta de la familia. Por eso, a lo largo de la Navidad, también se celebrará a la Sagrada Familiacomo símbolo de las demás. Asistimos a la celebración de un conjunto de sucesos que, refiriéndose a la infancia de Jesús, nos sirven de pauta para nuestra misma vida. Pero cada uno lo hará a su manera.
Nos vamos acercando de modo inexorable a la Navidad, pues aunque no queramos, o queriéndolo, las Navidades vienen y se van. Recordemos aquel villancico "La Nochebuena se viene, la nochebuena se va. Y nosotros nos iremos y no volveremos más". Este es uno de los sentidos de la Navidad. Su perennidad cíclica frente a nuestra transitoriedad. Hay cosas de siempre, la Navidad es una de ellas, mantenidas por seres perecederos: nosotros. Y somos quienes ahora estamos aquí los que celebraremos la Navidad un año y otro y otro, hasta que venga una Navidad en la que ya, definitivamente, no estaremos. Pero la Navidad seguirá viniendo y comenzaremos a estar en los recuerdos, ojalá que de muchos y durante mucho tiempo. No obstante aquí estamos, dispuestos a celebrarla de nuevo, como una vez más de las muchas que se celebrarán hasta el final de los tiempos. En esta ocasión nos corresponde ser los depositarios de una tradición que viene desde quién sabe cuándo y que se proyecta hacia un futuro también muy remoto.

+ + +
La vida sigue, sigue y sigue y celebramos que siga contando con nosotros. Porque la vida es un regalo que se nos ha dado sin mérito alguno por nuestra parte. Porque todos los beneficios verdaderos que disfrutamos nos han venido así, por regalo: la vida es el mayor de ellos. Y eso celebramos, junto a los que vienen, los niños y junto a quienes nos la transmitieron, los mayores. Entre esos extremos estamos nosotros, que hemos recibido unos modos, que los ejercemos y que los transmitimos. Tradición pura, así funciona y así es como conviene entender muchas de las cosas que vamos a vivir dentro de unos días, o que comenzamos a vivir hoy, aquí, en Begonte, cuando estamos inaugurando el Belén correspondiente a este año.
Porque la Navidad, como celebración antigua que es, está cargada de tradiciones, muchas de las cuales vienen ni se sabe desde cuándo. Tradicional el turrón, las doce uvas, el árbol, el belén. Hoy es un conjunto de costumbres adoptadas a nivel mundial que configuran un modo universal de celebrar la Navidad. Pero cada una de estas cosas tuvo su origen y fuimos nosotros quienes las aceptamos y elevamos al rango de símbolos por tener un significado especial, como Noche de Paz, o como el Belén de Begonte que se inició tímidamente hace treinta y un años y hoy forma parte substancial de la Navidad de todos nosotros.
Cada cosa que hagamos en Navidad vendrá cargado de una doble vertiente: lo hacemos para nosotros mismos y, también, para que a nuestro lado vayan aprendiendo los niños, sin que nadie les tenga que decir nada. A veces pensaremos en las muchas Navidades que hemos vivido y posiblemente las recordaremos habiendo sido nosotros protagonistas diferentes de ellas, según nuestras edades. Las más remotas en nuestros recuerdos las vemos a través de los ojos del niño que fuimos, con unos hermanos también niños, temerosos ante la visita de los reyes o ilusionados ante el nacimiento que para nosotros habían hecho nuestros padres o nuestros hermanos mayores. Luego, con el tiempo, fuimos nosotros los que hicimos los belenes y quienes adornamos las casas. Más tarde hubo niños a nuestro lado que aprendieron de nosotros y, ahora, ya casi son ellos los que hacen las cosas y a nosotros nos corresponde ayudar, opinar y orientar. ¿Es la vida la que está pasando? ¿Acaso somos nosotros los que pasamos a lo largo de estas celebraciones anuales? "La nochebuena se viene… y nosotros nos iremos…" Es la vida que fluye y, mientras, nosotros que la disfrutamos casi sin darnos cuenta del enorme beneficio que representa.
Tradiciones y tradiciones navideñas: villancicos cantados con ritmos populares pero rebosando dogmas como aquel que dice que "San Gabriel bajó del cielo para anunciar a María el misterio y la grandeza de ser madre del Mesías", o con alusiones a la Eucaristía "y si quieres tomar pan más blanco que la azucena, en el portal de Belén la Virgen es panadera". Ángeles que tocan campanas "Belén, campanas de Belén que los ángeles tocan…" Villancicos que nos definen muy bien, como aquel que habla de la muertre a un Niño recién nacido "pastor, ¿dónde quieres ir? Voy a Belén por si el Niño con Él me deja morir…" Villancicos que non llevan a ambientes de las mil y una noches: "La Virgen se está peinando entre cortina y cortina, los cabellos son de oro, los peines de plata de plata fina". Villancicos que derrochan ternura con el Niño: "El Niño se duerme con dulce acunar. Cantar pastores que se duerma el Angelito, cantar pastores a este Niño tan bonito. Cantar pastores, pero fuera del portal, que está dormido y se puede despertar…"
Ternura, también es cierto, con un Niño que, por muy Dios que sea, ahora está encarnado en el ser más indefenso que pueda haber. Ese Niño ha nacido indefenso y morirá quejándose a Dios del abandono en que se encuentra. Entre uno y otro hito, pasará haciendo el bien, como dirá San Pedro en su alocución a los gentiles el día de Pentecostés, y hablará de soledad y solidaridad: "bienaventurados los pobres, los tristes, los que lloran" "venid, benditos de mi Padre, porque tuve hambre, porque tuve sed, porque estuve triste…" "cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, conmigo lo hicisteis".

Solidaridad o caridad, es bueno actualizarla en estos días, cuando encontramos tantos necesitados a nuestro lado. Necesitados de nuestro cariño, de nuestra ayuda, de nuestro dinero. Cuántos y cuántos que están llamando a las puertas de esta prosperidad nuestra y muchos olvidando que no hace mucho tiempo éramos nosotros quienes íbamos a los cuatro puntos del mundo para conseguir lo que ahora ellos buscan en nuestro entorno.
Solidaridad con los nuestros, con los marineros gallegos que han visto cómo en un instante se les vino abajo toda una historia hecha con trabajo, ilusión y empeño. Una negra sombra, siempre cruel, les ha dejado sumidos en la desesperanza y con una tremenda sensación de orfandad. También ellos vivirán una Navidad diferente, ojalá que pronto dispongan de los medios necesarios para que desastres como el que se ha vivido no pasen de ser meros contratiempos.

+ + +
Y después, cuando estemos tranquilos con nosotros mismos, con quienes nos quieren y con aquellos a quienes queremos, vivamos con avidez estos días que son un regalo más que nos hace la vida sin nosotros merecerlo. Vivamos la alegría de volver a ver ese Niño indefenso colocado sobre pajas "le llevaré el corazón que le sirva de pañales" hemos cantado más de una vez en un villancico. Estemos más atentos que nunca con los nuestros y dejemos que la alegría llene nuestros corazones mientras contemplamos a los que hoy estamos y recordamos de modo entrañable a quienes estuvieron en otro tiempo y que no volverán a estar.
Pues éstas son unas fiestas que, aunque siempre fueron las mismas, constantemente nos obligan a replantear el modo de vivirlas. Porque hubo años en que se iniciaron ausencias, y qué ausencias, y hubo también años en que se estrenaron presencias. Faltó alguien, apareció alguien. Y siempre se trató de personas importantes en la historia familiar, la nuestra. Con todos ellos acerquémonos a lo más nuestro, lo más íntimo. Dejemos que aflore ese montón de agradecimiento que debemos de sentir hacia quienes nos pusieron en esta vida y con quienes hacen que nuestro transcurrir por este mundo sea más sencillo. Con ellos celebramos estas fiestas del modo más íntimo posible, de manera sencilla pero colmada de momentos que llenarán nuestros días de un significado diferente. Charlaremos con los parientes que están lejos, visitaremos a los amigos de siempre para pasar un rato sosegado con ellos y compartir las alegrías y las penas, que de todo hay y, en algún momento, desearemos estar solos para encontrarnos con nosotros mismos. Porque la Navidad también es un buen momento para hacer balance personal. Termina el año y no viene mal mirar cómo van nuestras cosas, las personales. Qué conviene mejorar, que hay que modificar, qué cuestión es mejor dejarla zanjada.

Durante esos días, dejemos que vuelva a salir a la luz el niño aquel que fuimos y que llevamos dentro como adormecido. Dejemos que se asombre ante el belén, que se maraville ante el árbol o que se ilusione ante el paquete que encierra un regalo. Vengamos a Begonte para encandilarnos con el Belén más bonito que hayamos podido ver, ese Belén que ya forma parte de nuestra Navidad, pues hemos venido tantas veces a verlo que ya no sabríamos qué hacer si no fuese una referencia más en nuestra navidad.
Navidad del año 2002, ésta que está en puertas y a la que nos vamos acercando casi sin notarlo. El espíritu de la Navidad ya casi ha florecido en las calles, en las casas y en los corazones. Cada día encontramos más detalles que nos van metiendo en ella y cuando menos lo pensemos estaremos celebrando la Nochebuena. La Nochebuena se viene, la Nochebuena se va… Pero es posible que ésta de 2002 siga siendo nuestra. Una Navidad más, ojalá que nos llene de vivencias para recordar más tarde, ojalá que sea la Navidad más importante de nuestra vida. Y ahora, a punto de terminar este pregón, quiero expresar mi profundo agradecimiento a quienes me dieron la oportunidad de ser de los primeros que les felicite la de este año:
Señoras y Señores, Feliz Navidad.
Felices Pascuas, amigos.


El presente Pregón de Navidad lo pronuncié en Begonte (Lugo), el día 14 de diciembre de 2002, con motivo de la inauguración de su Belén Electrónico



domingo, 20 de diciembre de 2015

Regalo de Esther González.

La amistad con Esther González viene de lejos en este mundo del blog. Al Paseante silencioso siempre le ha gustado lo que hace Esther, y siente mucho respeto por su trabajo. Por eso, este regalo tiene para él un significado especial. Gracias, Esther.





sábado, 19 de diciembre de 2015


Los 3 años de un “Paseante”

Para nuestro blog amigo, "PASEANTE SILENCIOSO", en su tercer año de vida... ¡felicidades!


¡Tres años!
¿Os acordáis de cuando teníais tres años?
No, claro que no.

Charles Darwin  © English Heritage (izq.)
Ludwig Wittgenstein

El “Paseante Silencioso” lleva 3 años caminando entre las singularidades de nuestra cultura, nuestra historia y la biología que nos ha llevado hasta aquí, a encontrarnos en las redes sociales, en esta cosa que llamamos Internet.


Federico García Lorca, en su primer cumpleaños (izq.)
Virginia Woolf y su madre, Julia, en 1884 (centro)
Bertrand Russell

El “Paseante” vive en la ciencia objetiva, en los hechos de la historia, en las leyes de la biología. Y estas sendas se entrecruzan, fotografiando en cada entrada los momentos reales de la vida.

Paseando.


Wilfred Owen (izq.)
Carmen Conde con sus padres, 1911 (centro)
Doris Lessing con su madre, Emily

Puede que haya que ir por la vida con un niño de 3 años (o cuatro, o cincuenta, o cien) cogido de la mano.

Eve, Marie e Irene Curie (de izq. a derecha)

El niño señala con el dedo.
El “Paseante”, sin renunciar a la ingenuidad  pero honesto y curtido, ya sabe lo que ve.

Gracias, “Paseante”. 

viernes, 18 de diciembre de 2015

Regalo que Iñigo Morán hace al Paseante silencioso

Al Paseante silencioso siempre le ha gustado la publicidad. Por eso le gusta mucho el trabajo de este amigo, Iñigo Moran. Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas en la UPV, se mueve muy bien en cosas de su profesión y me gustan mucho sus análisis acerca de temas publicitarios. Al Paseante silencioso le ha emocionado este regalo que le manda por su cumpleaños. Pues además de silencioso, el Paseante también es sentimental...


El spot viral del abuelo que se hace el muerto.
Se acercan las Navidades y pronto llega el momento de reencontrarse con amigos y familiares. Muchos de nosotros estamos inmersos en nuestra planificación navideña y así poder estar con ambos lados de la familia respetando los deseos de parejas, hermanos, padres, tíos…No es un tarea fácil, ya que siempre aparecen nuevas personas con costumbres diferentes que te requieren en una mesa diferente. O en una ciudad que se encuentra a miles de kilómetros de tu hogar.
Quienes más sufren esta planificación son muchas personas de edad avanzada, que ven cómo, poco a poco, se van quedando solas y cada vez tienen menos personas con las que compartir las navidades.
Es lo que le sucede al protagonista de un spot que se ha hecho viral y ha llegado a millones de personas (y de corazones) de todo el mundo.
Llegan las navidades y no tiene nadie con quien celebrar las fechas más señaladas de estas fiestas. Está viudo y sus tres hijos no tienen tiempo para él. Una de las hijas está muy atareada con sus niños. Otro hijo, cirujano, vive por el trabajo y no tiene tiempo para nada más. Y el más joven vive en Pekín, en la otra punta del mundo. 
Este hombre ya se ve sólo escuchando las campanadas, pero tuvo una idea para cambiar su destino… Mira el spot antes de continuar leyendo:





                                                   

Literalmente hablando, este hombre se hace el muerto. Es decir, simula su fallecimiento para que, de este modo, sus hijos acudan a su funeral para darle un último adiós. Envía cartas y SMS donde se comunica “su” fallecimiento.  Obviamente, los hijos acuden a la llamada y esta vez sí hacen el esfuerzo para despedir a su padre.
La sorpresa es que cuando llegan a su casa su padre está vivo, más vivo que nunca, al ver de nuevo a su familia. Te puedes imaginar la cara de sorpresa de sus hijos cuando ven a su padre…Sin duda es el mejor regalo de navidad. Una resurrección como dios manda.

Se trata de una gran iniciativa de una cadena de supermercados para despertarnos la conciencia durante estas navidades.

Visita la web de Iñigo Moran 

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Diosa, no. Mejor, arrendajo.

DÉMETER, LA DIOSA
Milano, en la entrada que regalas al Paseante silencioso, dices de ti que eres como una diosa. Tal vez como Démeter, encargada del jardín terrenal, no sé. Me encanta que lo digas así, tan a la brava. Humana hasta la médula, sitúas en ti misma el afán perpetuo del hombre, de la Humanidad. Ser como Dios. ¡Qué bien sabía la serpiente que ese argumento sería incuestionable para Eva y Adán! Seréis como Dioses, dijo sutilmente, como quien no quiere la cosa. Y creyeron, claro que creyeron y cayeron. Siglos más tarde, milenios más tarde, diría un cínico genial, Oscar Wilde, que “la mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella”. Y todo se derivó a partir de la caída de Adán y Eva. No fueron como dioses, le tentación es engañosa, pero el afán de ser como Dios ha permanecido latente en la Humanidad. Tú lo revives en la entrada que ahora me inspira.
ARRENDAJO CON BELLOTA EN EL PICO
Siempre han sido codiciadas por los humanos las prendas atribuidas a la divinidad: la eterna juventud, la ausencia de dolor, la omnisciencia, etc. etc. Nunca contentos con lo nuestro, caprichosos por naturaleza, menospreciamos la inteligencia, la capacidad de conocer, de pensar... Todo lo nuestro, como si nada. Gente mimada que desprecia lo que tiene, y lo tiene todo, constantemente añorando lo ajeno. Siempre sabe mejor el caldo en cocina ajena, dice el refrán, y no voy a ser yo quien lo remedie.
Los griegos, tan liberales ellos en sus tratos con los dioses, los tenían para todos los gustos. La conducta más perversa que podamos imaginar, contaba con un dios que la había seguido. Ladrones, borrachos, envidiosos, criminales, lascivos, todos tenían su digno representante en el Olimpo. Por eso nosotros, los mortales, estábamos disculpados en lo que hiciésemos.
Pero había algo que el padre Zeus no perdonaba, era el querer
SIN ESTRUCTURAS
PARA SER LLEVADA POR EL
VIENTO
retarles. Debíamos admitir nuestras limitaciones, acomodarnos a ellas y procurar ser felices de ese modo. Cualquier intento de parecernos a los dioses, en plan igualarlos o, incluso, superarlos, era una ofensa grande, la más grande, y recibía el nombre de Hybris. Llevaba consigo la correspondiente penitencia, la Némesis, que la imponía el dios retado, nunca vencido.
Hoy, Milano, te sientes como diosa y yo te creo. Es algo muy humano, yo diría que es algo que los mortales llevamos en nuestro ADN, si no barruntase en qué consiste ese ácido y qué es lo que lleva y encierra. Te comprendo, pero no me gusta. No quiero verte expuesta a una Némesis mandada por Démeter o por Perséfone. No quiero verte castigada por diosas celosas, mentirosas, armadanzas que disponen del favor de Zeus.
Puestos a compararse, ¿Qué tal si te comparas con un arrendajo? Tengo que ponerte en antecedentes, claro. El arrendajo es un pájaro bonito, de hermosos colores y canto especial. Su plumaje es azul y no presenta dimorfismo sexual. Los campesinos le conocen de lejos. Ruidosos, anidan en árboles y son fundamentalmente omnívoros, aunque prefieren frutos y de éstos, las bellotas.
¿HABRÁ NACIDO GRACIAS
A UN ARRENDAJO?
En otoño recogen bellotas con sus picos y las almacenan en pequeños grupos enterrándolas, para comerlas más tarde, cuando escaseen en invierno. En esto los imitas en cierto modo. Pero, siempre hay un pero, los arrendajos no tienen muy buena memoria. En múltiples ocasiones olvidan los lugares en que escondieron las bellotas, que estando bajo tierra y siguiendo su ciclo propio, llegan a germinar. La verdad es que este modo es uno de los más eficaces en la propagación y el mantenimiento de las poblaciones de robles.
Ya te digo, Milano, es un modo muy bueno de dispersión de semillas de árboles cuando éstas son grandes, pesadas, y carecen de estructuras apropiadas para viajar llevadas por el viento. La bellota no dispone de sámaras como las semillas del arce, esas alas como voladoras, ni posee vilanos, como las del plátano, ni aristas grandes que les permiten girar al viento, como las del eucalipto. Su forma cilíndrica y pesada provocaría que las bellotas cayesen en vertical, a no ser la acción propagadora de los arrendajos.
EN TU TIERRA LA VIDA SIGUE
El pájaro se beneficia del árbol y el árbol del pájaro. Ambos se benefician de ambos. Estas asociaciones son frecuentes en la naturaleza, y consiste en que dos especies se benefician una a la otra, sin causarse daño alguno. Se llaman simbiosis, pudiendo decir que el roble y el arrendajo son simbiónticos.
Viéndote guardar bellotas bajo tierra para que germinen, me recuerdas a un arrendajo hembra, haces como si fueses olvidadiza, y dejas las bellotas dispuestas para su germinación. Con esto, ayudas al mantenimiento de la población. Incluso, gracias a las que te ha regalado tu amigo, simulas una inmigración, que desde un punto de vista biológico, es interesante.
Cuando te veo en las fotos plantando esas semillas, recuerdo que juegas un importante papel previsto en diversas estrategias vegetales.
Deja a los dioses y diosas con sus cosas divinas y no te salgas de esta tierra, ni de tus campos sorianos, Milano Negro, que hay muchas cosas bonitas por hacer, mientras paseas y juegas con Inuki.
VIGILADA POR TU INUKI



martes, 15 de diciembre de 2015

Fantasmas. Minirreseña. Libro Lector

Libro Lector le manda este regalo a Paseante silencioso, que lo agradece por muchos motivos: porque le gusta el buen hacer del autor, riguroso, escueto y con palabras precisas, y porque el terror, como género literario, le gusta. Si acordamos que la literatura, también, tiene como fin sumergirnos en un mundo irreal, pero casi cierto, el terror es capaz de transportarnos a esa ficción de modo casi inmediato, siempre que seamos cómplices y nos dejemos llevar. 
Su blog, es un magnífico referente de buenos libros. El Paseante silencioso agradece a Libro Lector el detalle que ha tenido con él.

Dean Koontz – Fantasmas.

Minireseña:

"Jenny escuchó con atención. El eco de la portezuela del coche se difuminó... y no fue reemplazado por otro sonido que el leve susurro del viento"

 Éste es el paisaje que se encuentran Jenny y Lisa al regresar a su pueblo natal. Su primer encuentro es la asistenta muerta dentro de la casa. Los pocos muertos que encuentran en el pueblo son menos alarmantes que el hecho de que casi todo el mundo haya desaparecido de la faz de la tierra y la única pista sea una frase escrita en un espejo de una habitación vacía y cerrada por dentro.

 "Fantasmas" es uno, sino el libro de terror más conocido de su autor, Dean Koontz.
Partiendo de la premisa de un pueblo en el que parece que la vida se ha extinguido de golpe, dejando sólo unos pocos cuerpos y restos de otros, el autor nos mete en una dinámica de "sombras" que se mueven y que quizá ni siquiera sean sombras, "apariciones" casi sobrenaturales y criaturas que no se comportan cómo deberían y que nunca han sido normales.

 Todo ello con el escenario de un pueblo totalmente vacío de vida hasta la llegada de los protagonistas, en el que el anochecer no sólo trae la oscuridad. Una ambientación magnífica, descripciones desasosegantes y una sucesión de hechos escalofriantes, mantienen una tensión continua hasta llegar al desenlace, que harán que nos cueste bastante despegarnos del libro mientras lo leemos.

 Si hay que elegir un libro de terror entre un grupo de ellos para leer esta noche, "Fantasmas" debería estar entre ellos.



lunes, 14 de diciembre de 2015

Como una Diosa. Milano Negro.

Tanto este blog, Los ojos del husky (http://ojos-de-husky.blogspot.com.es/) como su autora, Milano Negro, me evocan el campo. Un campo buscado, querido, respetado, conservado. Hace tiempo que tenemos una buena relación, cordial, desde las primeras palabras que nos cruzamos por causa de una alergia de Inuki. El malestar se fue, pero la amistad se hizo más y más intensa. Le agradezco este soplo de aire soriano que ha regalado al Paseante silencioso con motivo de su cumpleaños.






Peleando con Inuki

Suelo pasear a Inuki, mi husky, por un camino donde crece un gran roble. Cada otoño veo como la mitad de las bellotas acaban aplastadas por los coches; así que se me ocurrió recoger unas cuantas para sembrarlas en algún sitio desarbolado. Entonces consulté a un experto cómo y cuándo debía hacerlo y, viéndome tan entusiasmada, decidió enviarme otras semillas. (Bonito detalle que, por inesperado y espontáneo, fue como un regalo) De forma que, ahora, dispongo de más variedades para reforestar. Estupendo.
—Inuki, fíjate qué mañana tan soleada. ¿Te apetece que vayamos a plantar árboles? —se acerca con un trotecillo alegre—. ¿Mueves la cola? Eso es un sí, pues andando.
Para la repoblación he escogido una pequeña colina orientada al Sur donde no falta el agua. Con una azadilla excavo un agujero, deposito tres bellotas y luego las entierro. Inuki me observa y, de repente, él también se pone a excavar con furia
    ¡Quieto, perro loco! —exclamo entre risas porque me ha cogido por sorpresa y me ha llenado de tierra—. ¡Qué bien se te da cavar hoyos, Perry!  Vas más rápido que yo.  ¿Me haces unos cuantos, por favor?

Sembrando

Inuki se va y sigo con mi tarea, sembrando cada diez metros más o menos hasta que se acaban las semillas. Pasa un vecino y me saluda.
—Buenos días. ¿Dónde vas con una azada? ¿A buscar setas?
— ¡No, hombre, qué va! Voy a esconder un tesoro.
— ¿Tienes un huerto por aquí? ¿Qué haces?—Insiste.
—No, es un secreto. Voy a hacer un trabajito… a enterrar un cadáver —susurro y le guiño un ojo en señal de complicidad.
Me he despistado un minuto hablando con el señor  y, mientras, Inuki ha descubierto una liebre y ha echado a correr loma arriba.
    ¡No, Inuki, las liebres son amigas, déjala en paz! —grito siguiéndolo a la carrera—. ¡Vuelve! ¡No te portes lobo! —Se detiene, me mira y regresa—. Buen perro.


Inuki vuelve

   - Inuki, solo es legítimo matar para defenderse o comer, y como tú tienes comida, no está bien que caces. Quitar la vida a otro ser es algo triste, he tenido que decidir quitarle la vida a dos animales y, aunque fuera para evitarles una agonía lenta, resultó muy desagradable. En cambio, me siento orgullosa de haber rescatado cigüeñas, lagartos, vencejos, mininos…
De joven vi un grupo de gatos acorralando un halcón contra una pared, sin pensarlo dos veces, ahuyenté a los gatos, cogí al pájaro y me lo llevé a casa. Durante meses lo estuve cuidando hasta que volvió a recuperar las plumas que le habían cortado y, cuando ya fue capaz de volar, lo solté en la sierra.
Verlo levantar el vuelo, brindarle la libertad, devolverle la vida fue una experiencia incomparable. Siempre es mejor dar la vida que quitarla, ¿sabes, Inuki? No entiendo las aficiones como la caza o los toros; yo nunca mataría por diversión, siempre preferiré contribuir a la vida en lugar de provocar la muerte.
Regreso a casa tranquilamente, estoy cansada, las mejillas coloradas por el sol y el aire, pero no me importa porque me encanta salvar animales o convertir una colina desnuda en una arboleda que se llenará de pájaros y de otra fauna.

 Bajo el arco iris

Soria verde

— ¿Te has divertido, Inuki? Yo sí, estoy la mar de satisfecha, me siento… —busco una palabra adecuada—, ¡me siento como una diosa! Sí, como una diosa de la Naturaleza que regala la vida, que crea bosques y bellos paisajes.
El husky me mira atento abatiendo una oreja en señal de duda.
— ¿No te parezco una diosa? Pues hay una diosa en mí, que lo sepas. No me desafíes que te convierto en margarita, ¿eh?
Inuki ladra y salta huyendo que mí que lo persigo muerta de la risa preguntándole si prefiere ser una orquídea.

 Te convierto en mariposa







domingo, 13 de diciembre de 2015

El ojo. Carmen Pinedo

El Paseante silencioso ha cumplido tres años en estos días. Con tal motivo, su amiga Carmen Pinedo le manda este regalo. Quiero compartirlo con todos los lectores del blog. 
¿Quien es esta autora? Es Doctora en Historia del Arte y Licenciada en Historia Moderna. Amante de la pintura, me encantó desde un principio, cuando vi que en su blog utilizaba obras de Chagal. Su blog es un recreo cultural sobre diversos temas. El Paseante silencioso le agradece este trabajo hecho para él.


El ojo
Charles Darwin le daba vueltas al ojo. Compleja cuestión, complejo ojo. Y entonces escribió que parecía absurdo que tal complejidad pudiese ser el fruto de la selección natural, y sin embargo… Sin embargo: esta es la clave de un texto tan comentado, tan discutido y tan malinterpretado. Sin embargo lo era, sin embargo lo es. No hace mucho, una serie de avances importantes en el estudio de la evolución del ojo han dado cuerpo a las palabras de Darwin: “La razón me dice que sí se puede demostrar que existen muchas gradaciones, desde un ojo sencillo e imperfecto a un ojo completo y perfecto, siendo cada grado útil al animal que lo posea, como ocurre ciertamente”.


Nicolas Ledoux. Teatro de Besançon, 1784

No soy tan osada como para hablar de Darwin, del evolucionismo o de biología en ningún sitio ni mucho menos aquí, en esta casa cuyo anfitrión es experto. Así que hablaré del ojo. ¿Por qué del ojo? Porque, si os dais cuenta, siempre hablo de la mirada: una mirada que también evoluciona, se transforma, es adiestrada. Me refiero, a menudo, a ese momento crucial entre los siglos XVIII y XIX en el que se forjó una nueva forma de mirar que ha sido la nuestra hasta hace poco y que, en la actualidad, ya ha empezado a cambiar, ya casi podríamos decir que es otra.
Una mirada que, en aquel pasado aún reciente para el pensamiento histórico, se expande y se concentra, se acelera, aprende a descifrar nuevos estímulos y, del mismo modo que se extiende hasta lo más grande y más remoto, se aplica a lo pequeño, igualmente lejano aunque a la vez tan próximo. Por ejemplo, a través del microscopio, esa “ventana que daba al mundo hasta entonces no visto”, como escribe Aaron Scharf.


Joaquín Sorolla, Retrato del doctor Simarro con el microscopio, Universidad Complutense, Madrid, 1897

Poner la lógica de lo visible al servicio de lo invisible, se plantea Odilon Redon: un artista que no fue ajeno a lo infinitamente pequeño ni al mundo de la ciencia. Su amigo, el botánico Armand Clavaud, le hizo mirar por el microscopio y le orientó en sus lecturas científicas. El ojo, por cierto, es uno de los temas obsesivos en Redon.


 Odilon Redon, El ojo como globo grotesco se dirige hacia el infinito, 1882

En 1883, Redon publicó Los orígenes, una serie de litografías en la que el homenaje a Darwin se entrevera con la pródiga fantasía del artista. Los títulos alcanzan desmesuras como estas: El pólipo deforme vagaba por las riberas, cual suerte de cíclope sonriente y horrible; Hubo tal vez una visión primera ensayada en una flor; Y el hombre apareció, cuestionando el suelo del que sale y que lo atrae, y se abrió camino hacia claridades sombrías.


Odilon Redon, El pólipo deforme vagaba por las riberas, 1893


Odilon Redon, Hubo tal vez una visión primera ensayada en una flor, 1893


Odilon Redon, Y el hombre apareció, 1893

Es frecuente, en la obra de Redon, la irrupción de seres híbridos, de microorganismos, de extrañas criaturas marinas:


Odilon Redon, Misterios del mar, colección particular, 1908-10


 Odilon Redon, Animales del fondo del mar, New Orleans Museum, 1916 c.

Mitos, literatura, flores, monstruos, una visión fantasmagórica de la ciencia. Y los ojos, siempre los ojos. Esos ojos que, cuando ya no podemos más, cerramos para poder mirar hacia dentro.


Odilon Redon, Los ojos cerrados, Fuji Art Museum, 1890

Carmen, el Paseante silencioso, se siente muy honrado con tu regalo de cumpleaños.

sábado, 12 de diciembre de 2015

Bernardo de Chartres, tres años más tarde.

Hace tres años que comencé con este blog. Sin más bagaje que algunas cosas que sabía y el correspondiente tutorial de Google, entré en este mundo sin saber bien dónde me metía. En este tiempo he encontrado de todo: muchas alegrías, amigos nuevos, experiencias de todo tipo y un constante afán de seguir aprendiendo. 
Celebro el aniversario publicando la entrada más leída del blog

EL MAESTRO MEDIEVAL BERNARDO DE CHARTRES

Andaba yo por los treinta años de edad, cuando asistí a una conferencia de aquel Maestro que fue D. Álvaro d’Ors. Habló de los estudios y los estudiosos y citó las características que Bernardo de Chartes, en el siglo XII, había atribuido a estas personas. Las retuve en la memoria, las apunté al salir y las he mantenido cerca para reflexionar sobre ellas en más de una ocasión.
Ahora quiero comentarlas aquí, pero creo que antes debo presentar al Maestro de Chartres.
+ + +
El Maestro Bernardo ejerció su docencia en la Catedral de Chartes en los primeros años del siglo XII. Neoplatónico convencido, su fama de intelectual ha llegado hasta hoy. Se le atribuye una frase muy fructífera en el mundo del conocimiento.
“Somos unos enanos encaramados en los hombros de unos gigantes. Así, vemos más lejos que ellos. Y no porque nuestra mirada sea más aguda o nuestra estatura más alta, sino porque ellos nos llevan encima y nos elevan sobre su altura gigantesca"
Con esta frase, humilde en la concepción del propio valor, hacía un gran
reconocimiento del saber a lo aportado por los clásicos. La frase tuvo mucha fortuna, incluso en siglos posteriores.
Su discípulo John de Salisbury (S.XII), le atribuye la autoría del siguiente poema:
Quae vero sint discendi claves senex Carnotensis paucis expressit:
Mens humilis, studium quaerendi, vita quieta
scrutinium tacitum, paupertas, terra aliena.
Haec reserare solent multis obscura legendo.
(El viejo [Bernardo] de Chartres expresó en pocas palabras cuáles son las claves para aprender:
Mente humilde, afán de buscar, vida tranquila,
reflexión silenciosa, pobreza, tierra extranjera.
Estas cosas y la lectura suelen aclarar a muchos cuestiones oscuras.)
+ + +
Quiero presentar esas cualidades que Bernardo de Chartres exigía en el siglo XII a quienes querían aprender y se adentraban en el mundo del conocimiento.

Mens humilis. Mente humilde.
No conozco a ningún amante del saber que sea soberbio en lo que sabe. Más bien los conozco humildes, con la humildad que confiere creer que cualquiera le puede aportar algún tipo de conocimiento. Por eso el sabio pregunta a quien supone que le puede enseñar algo, independientemente de su rango. Muchas páginas de la historia del conocimiento nos describen que un sabio aprendió de un profano cosas que luego sirvieron para el avance de la ciencia. Siempre ha habido iletrados que enseñan a sabios, o sabios humildes que aprenden de iletrados.

Studium quaerendi afán de buscar.
Tampoco conozco a algún estudioso que se conforme con lo que sabe. Su afán de conocimiento es constante, con el saber como un fin en sí mismo. Para el amante del saber, nunca existe una meta ni un listón en el conocimiento. Pero el estudio es un acto positivo de voluntad. Se estudia porque se quiere hacerlo, a nadie se le puede obligar esta tarea, como hoy pretenden hacer muchos.

Vita quieta, vida tranquila.
No sé cómo imaginar esta característica si no es contraria a la idea del Maestro itinerante o al alumno. Lejos del bullicio de los caminos, a Roma o a Compostela, lejos de goliardos y juglares, el estudioso precisa del sosiego que confiere disponer de un lugar fijo donde desarrollar su trabajo. Porque conviene no olvidar que el estudio es un trabajo que precisa sosiego. No creo que el Maestro de Chartes tuviese nada en contra de los actuales planes de movilidad de los estudiantes (Becas Erasmus, Sócrates) o del profesorado. Hoy las cosas se hacen con mayores seguridades y pretendidos criterios de eficacia, pero siempre han habido trabajos de recogida de datos, trabajos de campo, y elaboración de los mismos en el sosiego de los laboratorios.

Scrutinium tacitum, reflexión silenciosa.
En español tenemos una palabra derivada de scrutinium, escrutinio, y la aplicamos al estudio riguroso y atento de algo en lo que no debe haber error (escrutinio de votos, por ejemplo). Estudio atento en silencio, introvertido es lo que requiere el Maestro Bernardo. Luego se comentará, se contrastará, pero el ejercicio silencioso siempre en necesario, y clave, en el aprendizaje.

Paupertas, pobreza. 
El estudio nunca ha sido un camino ni para la riqueza ni menos hacia la opulencia. El sabio, tal vez por serlo, sabe vivir con lo poco y con dignidad, sin perseguir lujos. Tampoco la sociedad, tal vez por menospreciar su trabajo, se preocupa mucho por sus emolumentos o sus niveles de vida.

Terra aliena, tierra extraña. 
Tal vez el más cruel, pues el sabio, por serlo, será considerado como alguien ajeno a la sociedad. Incomprendido desde el principio, siempre será considerado como alguien extraño. La sociedad tiene unos fines, los rendimientos y plusvalías. El mismo conocimiento es el fin de los desvelos del sabio, por eso es incomprendido y considerado como alguien que vive en otro mundo.


También de Bernardo de Chartres es esta sentencia:

INIMICUS HOMINIS INSIPIENTIA EIVS.
AMICUS HOMINIS SAPIENTIA.

(El enemigo del hombre es la propia ignorancia.
Su amigo, el saber.)




lunes, 7 de diciembre de 2015

Caballo lastimero

Estamos en campaña electoral, y me siento contagiado. Ya sabemos que “una cosa es predicar, y otra dar trigo” y que “más vale un toma, que dos te daré”. El Paseante silencioso trae aquí una cosa completamente falsa, de la que se confiesa autor. La ha utilizado a veces para indicar que, aunque las cosas puedan parecer coherentemente estructuradas, conviene desconfiar si se nota en ellas cierto tono de fragilidad conceptual.
Salvo la letra del fandango y la idea de mutación supresora y sus clases, todo lo demás es invención del Paseante silencioso. Y puesto que avisa, espera que nadie se sienta ofendido.



CABALLO LASTIMERO

Existe una raza especial de caballos árabes que tiene fama mundial. Hablo del caballo cartujano. Es una línea derivada del caballo andaluz y su nombre proviene de una Cartuja situada en Jerez de la Frontera, donde se sitúa su origen. La historia de esta raza es una de
CHAPOTEANDO EN EL COTO
las más dilatadas del mundo. Se suele criar en libertad, generando una vasta cultura. En este plan, no es rara la suelta de múltiples ejemplares en las marismas del Guadalquivir, concretamente por zonas del Coto de Doñana. Es fácil ver por aquellas zonas a estos caballos chapoteando en el agua, o simplemente paciendo con el agua hasta sus rodillas.
Cuando llega la época de celo, que suele ocurrir por la primavera temprana, no es raro escuchar sus relinchos por el Coto. De hecho, hay un fandango que nos dice que
Caballo que a los tres años,
Ve una yegua y no relincha.
Son relinchos alegres, largos, sonoros y repetidos. El fandango en cuestión nos hace ver hasta qué punto se han hecho conocidos, en el ambiente del Coto, los alegres relinchos de estos caballos, cuando se trata de lucirse ante las hembras para que acudan a su reclamo.
Pero… Siempre hay un pero, o muchas veces lo hay. Existe una
LAS CRINES AL VIENTO
mutación que modifica el sonido alegre del relincho, transformándolo en algo triste, gutural, como un ronquido. A los caballos que tienen esta característica los ganaderos los conocen como “lastimeros”.
Aunque no son estériles, los caballos lastimeros no se reproducen. Y no es por ningún defecto en su anatomía, más bien porque con el sol calentando el ambiente, la luz que llena todo alegrándolo, ¿qué yegua se va a dejar seducir por un caballo que, por más que mueva las crines al viento, las llama con un sonido que evoca un quejido lastimero? Ninguna, claro. Este es un ejemplo muy evidente de lo que es una fuerte selección en contra de un carácter. Carácter que, no hace falta decirlo, está transmitido por un gen recesivo. Gracias a esta recesividad se mantiene a lo largo de las generaciones oculto en heterocigosis. El caballo lastimero, necesariamente homocigoto recesivo, no tiene hijos, no transmitiendo por tanto el gen de este carácter a la siguiente generación. Por eso digo que la selección ejerce sobre él un efecto completamente negativo. El gen se mantiene presente en la población a través de los heterocigotos, en los cuales parece que la selección no detecta la presencia del alelo recesivo.
Hay una peculiaridad genética de la que a veces nos olvidamos, y
 YEGUA SORDA CON SUS HIJOS
SORDOS- LASTIMEROS
es el hecho de la mutación supresora. Consiste en que el efecto de una mutación puede quedar suprimido por el efecto de otra cuando aparecen simultáneamente. Hay casos muy interesantes de este tipo de mutación. Cada una de ellas, tanto la suprimida como la supresora, determinan aspectos concretos, pero cuando están juntas, los efectos de ambas se contrarrestan, produciendo un aspecto completamente normal.
Existen diversos tipos de mutación supresora, según el lugar en que se encuentren. Está la intragénica, que es el tipo de supresión que ocurre cuando ambas mutaciones están situadas en el mismo gen. La intergénica se produce cuando ambas mutaciones coexisten en el mismo individuo, pero en diferentes genes. Y la interindividual, que consiste en que dos mutaciones presentes en individuos diferentes, pueden suprimirse entre ellas, originando individuos con comportamientos casi normales.
En el caso de los caballos lastimeros existe una mutación influida por el sexo, que fundamentalmente aparece en hembras, y consiste en un tipo espacial de sordera. Determina la aparición de hembras sordas.

Mediante cruzamientos dirigidos se puede llegar a obtener caballos
EL TIRO ERA SORDO-LASTIMERO
sordos lastimeros. Hoy a nadie interesa esta raza, estando en trance de desaparecer. Pero hubo un tiempo en el que fue muy preciada. Se utilizaron como tiro de carrozas fúnebres. Si acaso había mucho tumulto en el entierro, los caballos no se aletaran gracias a su sordera. Y si acaso querían relinchar, lo hacían con su quejido lastimero, pareciendo que, de ese modo, se sumaban al dolor del cortejo. 

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Reproducciones alternativas en vegetales

HOJAS SUELTAS DE CRASULACEA
 BROTANDO Y ENRAIZANDO
Con frecuencia me refiero a aberraciones hereditarias que se pueden producir en vegetales, pero no comento casos similares en animales. ¿Es que no hay este tipo de aberraciones en animales? En general, podría decir que no, que no las hay. En animales, con su reproducción sexual como estrategia reproductiva, la formación de gametos pasa por unas divisiones nucleares muy estrictas, de modo que si no salen bien, se producen gametos no funcionales. El resultado es que los posibles animales aberrantes suelen ser estériles, no transmitiendo su malformación.

¿Y los vegetales?  En vegetales la situación es diferente, pues además de las divisiones nucleares previas a la formación de gametos, existe la posibilidad de la reproducción asexual como alternativa. Esta modalidad, la reproducción asexual, en muchas ocasiones es la única manera de reproducción en muchas familiar vegetales, que no por eso vamos a considerar en peligro de extinción.
BULBOS DE NARCISO
Un modo muy común de reproducción en vegetales, incluso imitado en usos domésticos, es el de la escisión. Los esquejes, quiero decir. Por escisión se generan trozos de planta que son capaces de enraizar por sí mismos. De modo natural se producen en vendavales, en riadas o a causa de algún fenómeno violento. Cuando después de una época de lluvia los ríos transportan ramas caídas, muchas de ellas terminarán depositadas en orillas pudiendo enraizar en esos lugares. Esta es una de las causas de que, en los ríos, los árboles de ribera sean muy uniformes en su diversidad. Muchos árboles son capaces de reproducirse por esqueje, como los chopos, los mimbres, el sauce llorón, el tilo y muchos más. Como anécdota, diré que a veces se plantan árboles con sus guías. Lo curioso es que las guías enraízan y los árboles no son capaces de hacerlo. Algunas personas “finas” llaman “hijitos” a los esquejes.
Los bulbos representan otra forma de reproducción asexual. Hay múltiples especies que sólo tienen este medio de reproducción, son las conocidas como liliáceas: azucena, tulipán, cebolla, ajo, narciso, azafrán, etc., son especies pertenecientes a esta familia. Su esterilidad genética les impide formar semilla, pero gracias a sus bulbos forman una familia que goza de buena salud biológica.
BROTES EN PATATA
Los estolones consisten en tallos rastreros, pero aéreos, que en cada uno de sus nudos son capaces de formar raíces. El plátano se reproduce por estolones y también la fresa. En esta última hay dos tipos de reproducción: una sexual, con formación de semillas y dispersión mediante frugívoros. Pero, una vez llegada cada semilla a un nuevo lugar en que crecer, aparece la fase asexual mediante estolones. Es bonito esto: en la fase de semillas, con gran variabilidad entre ellas, se colonizan nuevos hábitats. Una vez encontrados éstos y vistos que son apropiados para la vida de cada individuo, se reproducen asexualmente que es el modo de no generar variabilidad en la descendencia. Puesto que la planta ha crecido, el ambiente ha de ser apropiado para ella. La reproducción asexual produce copias genéticamente iguales a la inicial que, por tanto, también estarán adaptadas a cada ambiente concreto.
Los rizomas vienen a ser como estolones, pero en este caso los tallos son subterráneos. Casos más comunes, lirios y cañas.
Los tubérculos son también tallos, pero capaces de acumular substancias de reserva.
RIZOMA
Ejemplo clásico de tubérculo es la patata.
En muchos de estos casos (esquejes, estolones, rizomas) no comento algo que voy a hacer ahora. Me refiero a la facilidad con la que, en los tallos, se forman raíces, lo que se denomina enraizar. En vegetales, a diferencia de lo que ocurre en animales, hay un tejido de células embrionarias que permanecen presentes durante toda la vida del organismo. Serían algo así como un tejido formado por células madre, capaces de generar cualquier órgano cuando están en el lugar apropiado. Estas células, constituyen el tejido llamado cambium, y están presentes a lo largo de todos los tallos, hasta las yemas apicales de las ramas. A partir de él se generan flores, hojas, tallos y, cuando rozan el suelo,  raíces.  Por eso, a la altura de los nudos, en rizomas y estolones aparecen raíces, como en los extremos lesionados de los esquejes.
En animales no existen estos modos alternativos de reproducción. Gracias a ellos, los vegetales han podido explorar nuevos hábitats en sus biologías.